El primer paso en el camino Hacia islas energéticamente sostenibles

Aunque pueda no ser parecerlo de primeras, las islas pequeñas son “prisioneras”de los terrenos más grandes de los que dependen energéticamente. Puede parecer exagerado, pero las condiciones de estos terrenos son las que dictan la energía disponible y los precios para los isleños. Dado que la mayoría de las islas dependen de medios costosos y precarios para importar energía, como el envío marítimo de combustible, los sistemas energéticos de las islas pequeñas anhelan soluciones modernas que mejoren sus redes de suministro eléctrico haciéndolas más estables y fuertes.

Los últimos años han sido testigos de un despliegue cada vez mayor de tecnologías de generación de energía renovable, como los paneles solares que convierten la luz solar en electricidad ó los parques eólicos que transforman la energía del viento en corriente eléctrica. Estas soluciones son concebidas como proveedores clave de energía limpia, y muchos esperan que contribuyan notablemente a reducir los efectos negativos del cambio climático. Dado que la introducción de estas tecnologías fue, al menos al principio, costosa, y requirió amplios conocimientos técnicos para ser integrada en los sistemas de energía heredados, su difusión se limitó inicialmente, tal vez en contra de la intuición, a las infraestructuras energéticas más desarrolladas, como las grandes ciudades. Sin embargo, a medida que la tecnología se va desarrollando, las energías renovables llegan cada día a consumidores cada vez más remotos, y ya son muchos los que muestran interés en consumir energía verde de producción propia en lugar de depender de las importaciones de la red.

El término “edificios de energía neta cero”, o NZEBs por sus siglas en inglés (Net-Zero Energy Buildings), ha estado escuchándose últimamente, y la transición que conlleva ha recibido un gran apoyo de la UE y gobiernos de todo el mundo. Este concepto prevé que cada hogar o edificio debe, en total, producir la misma cantidad de energía que consume. Esto no significa necesariamente que toda la energía que se consuma provenga de paneles solares locales, por ejemplo, sino que por cada kilovatio-hora de energía que se consuma, se produzca también la misma cantidad, ya sea en ese momento o en otro. De esta manera, cada usuario puede aportar una contribución pequeña pero crucial para asegurar un suministro de energía más ecológico. Sin embargo, los resultados más deseables, tanto en términos de rentabilidad como de reducción de las emisiones de carbono, se logran yendo un paso más allá: si cada hogar o comunidad, en lugar de simplemente producir la misma cantidad que consume, utiliza la energía exacta que crea. Aquí es donde las cosas se complican un poco más…

El uso de fuentes de energía renovable y otras tecnologías sinérgicas como las baterías para acumulación de la misma, a pesar de tener muchos aspectos positivos, también conlleva una serie de retos, especialmente al intentar explotarlas al máximo. La idea principal de las renovables es aprovechar la energía que existe naturalmente en el medio ambiente, por lo que no es de sorprender que su producción dependa mucho de las condiciones meteorológicas del momento. Lamentablemente, esto significa que estas fuentes de energía innovadoras puedan comportarse de manera impredecible y que, por lo tanto, sea difícil utilizarlas de manera correcta a veces. Sin embargo, ¡REACT está aquí para ayudar a ello! Utilizando tecnologías actuales, como la inteligencia artificial, que están diseñadas para emplear de la manera más provechosa posible los recursos informáticos, y planificando su utilización de manera inteligente, el sistema REACT ayudará a las comunidades involucradas en el proyecto a hacer el mejor uso de su potencial renovable, mientras se reducen las facturas eléctricas y se allana el camino para alcanzar un sistema de suministro energético más estable. Igual que se utiliza el pronóstico del tiempo para estimar las condiciones meteorológicas del día siguiente, se podrán utilizar las soluciones que REACT ofrecerá para ayudar a prever no sólo cuánta energía se generará, sino también cuánta se consumirá.

Asegurar el equilibrio entre la oferta y la demanda es clave para mantener la estabilidad energética de la red, especialmente para sistemas de energía frágiles, como los que se encuentran en las pequeñas islas. De foma parecida a seguir una buena receta de un libro de cocina, se trata de un proceso delicado que requiere cierta pericia para saber seguir pasos conocidos, pero también tener previsión sobre cuándo debe añadirse un determinado ingrediente especial. Este ingrediente, al menos en términos de gestión de la energía, es la gestión activa de la demanda, un concepto que permite hacer cambios a corto plazo en la demanda eléctrica cuando se cree que la estabilidad del sistema está en peligro. Para que todo esto sea posible, REACT considerará todos los aspectos de una comunidad insular sostenible desde el punto de vista energético, sus potenciales de energía verde disponibles, el sistema de suministro de energía correspondiente y sus limitaciones, así como los dispositivos controlables de los que dispone, al tiempo que proporciona un equilibrio entre la eficacia en función de los costes y la estabilidad del suministro de energía mediante la utilización de la gestión activa de la demanda.

Figure 1 – Different aspects of energy-sustainable communities (resources from freepik.com)

Se puede argumentar que la buena gestión de los recursos comunitarios en su conjunto, como las baterías y los paneles solares, y los equipos que más consumen como las calderas y los aparatos de aire acondicionado, es la parte más significativa de la receta de la gestión de la energía. Con la ayuda de REACT, todos estos aspectos serán considerados y controlados automáticamente. Sin embargo, los isleños, por su parte, también podrán ayudar a nuestra causa modificando el tiempo de uso de sus electrodomésticos. A través de sugerencias y recomendaciones generales sobre las formas en que deben responder, con el objetivo de lograr un impacto más significativo hacia la sostenibilidad energética que ofrecerá REACT, a través del sitio web del proyecto o de los medios de comunicación social, cada participante dispuesto a colaborar proporcionará beneficios no sólo para sí mismo sino para la comunidad en su conjunto.

Figure 2 – How different REACT influences work in unison with islanders towards sustainability (assets from freepik.com)
Escrito por: Marko Jelić, MSc EE & CS*
marko.jelic@pupin.rs
Instituto Mihajlo Pupin, Universidad de Belgrade
Volgina 15, Belgrado, Serbia

Archivos