Sistemas de energías renovables en La Graciosa

Hoy en día, la energía solar fotovoltaica consiste en el aprovechamiento de la energía que procede del sol y su transformación en energía eléctrica. En este caso la energía se genera mediante placas solares.

Definitivamente, aprovechar la energía solar es una opción cada vez más común, ya que, la tendencia es movernos hacia una energía verde sin la necesidad de explotar los recursos naturales no renovables como el carbón o el petróleo.

Paneles solares en La Graciosa.

Beneficios de los sistemas de energías renovables

Con los sistemas de energías renovables, cuando se esté generando energía y no se consuma inmediatamente, ésta pueda almacenarse en baterías o verterse a la red eléctrica. Adicionalmente, estos sistemas permiten que los usuarios produzcan la energía eléctrica que utilizan en sus hogares o comercios.

En general, las instalaciones de autoconsumo son fáciles de entender y utilizar. Las instalaciones que ofrece el proyecto REACT a La Graciosa, consisten en la integración de paneles fotovoltaicos en cualquier superficie aprovechable conectados a los respectivos aparatos electrónicos y a la red interior del usuario con los medios de seguridad eléctricos que permiten controlar la instalación en persona o de forma remota.

Instalaciones RES

En La Graciosa el equipo por instalar consistirá en:

  • paneles fotovoltaicos instalados en el tejado o la cubierta para captar la energía del sol y transformarla en energía eléctrica.
  • El inversor, que es un equipo que transforma la energía eléctrica generada por los paneles fotovoltaicos en energía lista para ser utilizada, convirtiendo la corriente continua a corriente alterna.
  • Las baterías almacenarán la energía generada y no consumida para poder ser usada cuando los paneles no estén produciendo, por ejemplo, por la noche.
  • Finalmente, el sistema de monitorización enviará información de la instalación y de la generación de energía al centro de control para comprobar que todo funciona correctamente.

Ventajas

– Reducción del consumo de la factura de la luz. Esto se debe a que parte del consumo eléctrico de la instalación lo aportan los paneles fotovoltaicos y si, además, el usuario tiene contratada la tarifa de discriminación horaria, por la noche, cuando los paneles no producen, el precio de la energía es más económico.

– La instalación de autoconsumo dota a la vivienda/comercio de un mayor valor de mercado por incrementar su eficiencia energética.

– Reducción de costes asociados a la demanda energética, reduce las pérdidas en las redes de transporte y distribución, al producirse junto al consumo y evitar el tránsito de la energía por centenares de kilómetros de cables.

– El cuidado del medioambiente. Gracias a este tipo de autoabastecimiento se producen menos gases de efecto invernadero contribuyendo a la mejora de la calidad del aire. Se evita una tonelada de CO2 al año por cada kilovatio instalado ayudando al control del cambio climático. También, implica la creación de empleo directo, cualificado y local, y contribuye a fortalecer la competitividad de las empresas.

La Graciosa, Islas Canarias, España.

REACT es un proyecto de investigación cuya finalidad es ayudar a que las islas tengan independencia energética, que sean autosostenibles, empezando por conseguir la independencia de cada uno de sus habitantes y con el objetivo de la creación de comunidades energéticas locales. La duración del estudio será de cuatro años.

En el caso del piloto de La Graciosa, se pretende instalar alrededor de 20 equipos de autoconsumo de 3,02 kWp de media, con almacenamiento, lo que supondrá una generación aproximada de 60 kW de generación solar (5% de la demanda de la Isla).

La localización de La Graciosa aporta un importante número de horas anuales de radiación solar, ventaja indudable para recomendar el autoconsumo fotovoltaico.

El proyecto ofrece a los participantes la instalación, sin coste alguno, de un sistema de energía renovable para autoconsumo conformado, principalmente, por placas solares fotovoltaicas conectadas a baterías de litio o plomo y el mantenimiento de dichas instalaciones durante el periodo de duración del proyecto.

Las instalaciones realizadas serán monitorizadas para su posterior estudio energético. Se busca demostrar que es posible conseguir la autosostenibilidad con un modelo energético más ecológico y responsable con los recursos actuales, reduciendo costes de producción y emisiones contaminantes.

Participación de la comunidad

El concepto de autoconsumo no debe de simplificarse a la idea de instalar sistemas fotovoltaicos en casas unifamiliares, en comercios o incluso en edificios plurifamiliares, sino que debe ir un paso más allá y considerar la formación de comunidades de personas unidas en torno a la generación, el consumo, la gestión y la distribución de la energía, formando comunidades energéticas.

Otra ventaja del proyecto REACT es su voluntad de contribuir a la autosostenibilidad de la isla mediante la constitución a mediano plazo de comunidades energéticas locales. Será muy importante durante el periodo del proyecto dotar a la comunidad del conocimiento para autogestiones y que sean los propios habitantes de la isla quienes se organicen para seguir impulsando la independencia energética de La Graciosa en el futuro. El término comunidades energéticas locales aúna los conceptos de comunidades de energías renovables y de comunidades ciudadanas de energía. Pueden definirse como “entidades jurídicas de participación voluntaria y abierta, controladas por accionistas o miembros que sean personas físicas o jurídicas (entre otras: asociaciones, cooperativas, organizaciones sin ánimo de lucro, empresas) y también administraciones locales autonómicas o nacionales”.  

La presentación de REACT a la comunidad de La Graciosa en enero del 2020.

El objetivo social principal será ofrecer beneficios energéticos, de los que se deriven también los medioambientales, económicos o sociales a sus miembros o a la localidad en la que desarrolla su actividad, más que generar una rentabilidad financiera. Las actividades a desarrollar serán, entre otras: la generación de energía procedente de fuentes renovables, la distribución, el suministro, el consumo, la agregación, el almacenamiento de energía, la prestación de servicios de eficiencia energética, la prestación de servicios de recarga para vehículos eléctricos o de otros servicios energéticos.                    

Las nuevas oportunidades que ofrece la transición energética en la que estamos inmersos generan la aparición de nuevos sistemas de cooperación que promueven un sistema más justo, eficiente y colaborativo de nuestros recursos energéticos. Del mismo modo, las comunidades energéticas locales ofrecen una oportunidad en este nuevo marco.

Beneficios de las comunidades energéticas

  • Cuidado del planeta, que es lo mismo que cuidar nuestro entorno, nuestro ámbito de vida, la salud de nuestra familia. Significa comprometerse en la tarea de hacer realidad la transición energética para luchar contra el cambio climático.
  • Reducción de costes, ahorrando en nuestra factura de la luz que tendrá un precio justo y gozaremos de una información transparente.
  • Impulso a la utilización de energía limpia 100% verde producida mediante recursos naturales.
  • Cambio de modelo que, frente a las grandes empresas, nos hace tomar el control de la energía que consumimos, al formar parte de un modelo cooperativo.
  • Apoyo de la primacía de las personas en vez de los intereses financieros y especulativos. Todo el beneficio económico se destina a la reducción de los costes de energía de quienes forman parte de la Comunidad Energética, y al desarrollo social de su entorno.
  • Creación de valor social, económico y medioambiental, logrando un entorno más sostenible.

¡Únete a la transición energética!

Archivos